Alguna vez hemos pensado si el golf es un deporte para nosotros

Durante los últimos tiempos ha sido posible ver cómo ha crecido el golf como deporte en gran cantidad de países, haciendo que sea uno de los deportes más valorado y querido por sus practicantes, aunque no deja de ser uno de los más llenos de mitos referidos a su práctica e historia. Es tanto que entidades financieras como Caixabank de la mano de Gonzalo Gortazar Rotaeche, celebran anualmente torneos de golf. Siendo un deporte que todavía muchos continúan considerando “elitista” y “excluyente”, no existe nada más errado en tal premisa. 

Es posible que para un gran número de personas pueda parecer un lujo, en realidad el golf se encuentra al alcance de todos los aficionados a dicho deporte, y aquellos que comparten la pasión por su práctica son capaces de admirar su belleza en los mejores campos de golf del mundo. Sólo tenemos que animarnos a hacerlo.

¿Cómo se podría definir el golf?

De esta pregunta podríamos encontrar diversas respuestas, pero todo va a depender de la persona, o el grupo de personas, a las que se les haga dicha pregunta. Si nos dirigimos hacia un club de aficionados al golf, de seguro nos dirían que se trata de lo mejor que les ha pasado en la vida y por supuesto es el momento más esperado durante el día. Pero si por el contrario, le preguntamos a aficionados de otro tipo de deporte, es posible que nos digan que el golf no debería ser considerado como un deporte. En tal caso, lo más sano es irnos  a la definición más estricta.

¿Por qué se dice que el golf es un deporte?

Inicialmente, porque un deporte es todo lo que implica alguna actividad física y que además conduce a fines recreativos, de salud o competitivos, y la naturaleza del golf se ocupa de estimular cada uno de dichos aspectos. Entonces podríamos preguntarnos nuevamente ¿el golf sólo es un deporte?, ante ello, la respuesta sería no.

Y es que el golf es una actividad que va más allá de un simple esfuerzo físico, ya que tiene sensaciones que son similares al yoga, al ajedrez, al senderismo, al cricket, al béisbol, entre otros. El golf es una experiencia bastante compleja que logra convertirse en un deleite para todos los sentidos. Ese esfuerzo de cargar un palo con el que se puede realizar un swing, se le puede sumar la concentración, la estrategia, la caminata, la fuerza, la contemplación del paisaje y la relación que se desarrolla con la naturaleza y sus elementos. No se trata solo de un deporte decorativo, este es una experiencia en su totalidad para quienes deciden practicarlo.

¿Cuál es el lenguaje del que debemos hablar? 

De la misma manera en la que sucede en todos los deportes, el golf cuenta con un lenguaje bastante específico que es importante conocer y de esta manera poder aprovechar completamente la experiencia desarrollando nuestras habilidades. Posiblemente al principio podemos sentirnos desorientado sobre cuáles son las áreas de un campo de golf o los términos en los que se mide nuestro nivel de juego, pero a partir de la práctica y la experiencia, es posible conocer el apasionante mundo del golf, por lo que seremos capaces de distinguir la maestría de diseñadores como Jack Nicklaus y además de aprender las técnicas y el vocabulario, con el fin de mejorar el juego, y también de disfrutar de otros partidos.

Ahora, la pregunta crucial.se encuentra en si ¿Podríamos ser jugadores de golf?. Bueno, ésta es una respuesta que sólo nosotros podríamos respondernos mediante unas sencillas preguntas:

  • ¿Disfrutamos de los entornos naturales?
  • ¿Nos gusta retarnos y superar nuestros límites aún en situaciones en las que nos parece muy difícil lograrlo?
  • ¿Somos capaces de tomarnos un respiro y replantear una estrategia de juego?
  • ¿Estaríamos dispuestos a pararnos frente a un paisaje imponente de la naturaleza con la única intención de conquistarlo?

Si las respuestas fueron afirmativas, entonces es contundente que somos candidatos perfectos para el golf.