El golf para los más pequeños y sus beneficios

Posiblemente no es sencillo mirar de la misma manera tomar clases de inglés para niños de primaria, que tomar clases de golf para niños, y es que quizás pensamos que este último no aporta nada de conocimientos esenciales para el desarrollo adecuado de los más pequeños, pero eso no es así. 

Cuando hablamos de golf, nos referimos a un deporte que se realiza al aire libre y que para desarrollarlo se requiere de gran concentración, dinamismo, relajación, caminatas y fluidez, con lo que se puede considerar que es el deporte ideal si lo que buscamos para nuestros hijos es un mejor desarrollo físico y mental.  

¿A qué edad se recomienda iniciar la práctica golf?

En realidad no hay una edad para hacerlo concretamente, simplemente las ganas de hacerlo y tomar tu primer palo.  Aunque tomado la palabra de los clubes de golf, estos inician las clases en grupos cuyas edades se encuentran desde los 4 años, para los cuales se encuentra un kits que se  adapta incluso para niños de menor edad. Si cuentas con uno de esos niños que se sienten ágiles para todo, estamos seguros de que intentara golpear sus primeras bolas, recordando que la supervisión debe ser primordial por cuestiones de seguridad y orientación en el deporte.  

El desarrollo del cuerpo se beneficia del golf

Gran número de personas aún siguen pensando que el golf no se trata de un deporte, pero por el contrario el golf se trata del deporte ideal cuando se trata del desarrollo natural y completo del cuerpo del niño. Si nos referimos a la musculatura,  el golf es un deporte completo. Al momento de realizar un swing, se encuentran comprometidos gran cantidad de músculos del cuerpo del deportista, ello involucra las piernas y los muslos, la espalda y el cinturón abdominal, además de los hombros y los brazos. Ello sin mencionar, que puede favorecer el dinamismo de todo el cuerpo y la gestión de la respiración, la coordinación, la posición en el espacio y el equilibrio. 

Desde temprana edad, la cabeza bien centrada 

Si fueran pocos todos la beneficios mencionados anteriormente, con lo que se contribuye a un cuerpo tonificado y dinámico, el golf le permite a los niños desarrollar sus capacidades mentales y de reflexión. Al realizar el recorrido de golf, el deportista debe elegir desde el palo, pasando por la táctica de juego, pensar el golpe por adelantado y además sopesar los riesgos que ello conlleva, lo que le será útil durante toda su vida debido a los ejercicios de lógica que debe desarrollar. 

 No debemos perder de vista que el golf es netamente un deporte de concentración y calma, y ello no resulta sencillo para los niños. El hecho de intercalar momentos de caminatas, conversaciones, risas entre cada golpe, además de las fases de golpeo, en medio de todo los niños suelen cansarse y desahogarse al tiempo que mantienen la concentración en las partidas. Así mismo, la repetición favorece la progresión y la perseverancia, aunado con las ganas de ser cada vez mejor en los movimiento con lo que se siembran virtudes de perfeccionismo en el pensamiento de los pequeños golfistas.