El golf tras la pandemia

En la actualidad España es conocido como el segundo país a nivel mundial en recepción de turistas de golf, tan solo siendo superado por los Estados Unidos. Anualmente España acoge a más de un millón de extranjeros quienes tienen como motivo principal de viaje jugar al golf.

Este es un deporte con el que se genera un ingreso anual que se dirige en su totalidad a los campos y se traduce en unos 800 millones de euros. Pero el impacto económico generado por este turismo llega a beneficiar a muchos otros sectores.

Tan solo en Andalucía, los turistas del golf gastan más de 2.000 millones al año. De manera que, nueve de cada diez euros gastado por el turista de golf va a dar a otras empresas que funcionan como proveedoras de servicios turísticos.

Si se atiende exclusivamente al sector hotelero, los turistas de golf generalmente se alojan en establecimientos de cuatro y cinco estrellas, con estancias de una semana lo que genera un gasto diario un 74,8%, es un monto más elevado que el gasto de cualquier turista medio.

En la Comunidad Autónoma, el golf ha generado más de 50.000 puestos cada año tras sumar los que producen directamente los campos de golf, unos 5.000, y los que corresponden a empleos indirectos e inducidos. unos 45.000, estos conllevan la ventaja adicional de la desestacionalización ante otros servicios turísticos.

En el caso de Málaga, esta reúne dentro de esas cifras regionales el 55% de las instalaciones y el 60% del gasto y del impacto económico. La oferta de golf de la Costa del Sol ha resultado imbatible. Cuenta con más de 70 campos, por lo que es el destino de la Europa continental con mayor concentración de campos de golf.

De modo que, la provincia de Málaga es la que más campos ofrece de todo el país, pero además es la tercera en licencias de golf, después de Madrid y Barcelona. La Costa del Golf ha llegado a acumular el 67 % del total de campos de golf de Andalucía, repartidos en dieciséis municipios.

La esperanzas no se han perdido, pues este sector puede resultar clave en lo que respecta a la recuperación económica una vez haya transcurrido la pandemia, pues se requerirá de un turismo de calidad, donde sea valorado el alto nivel de especialización de las ofertas y que le dé ánimo a otros sectores de manera indirecta.

En tal sentido, diversas instituciones se han dedicado desde hace años a contribuir con el desarrollo de dicha industria, formando a los cuadros directivos de los campos, tanto del área de gerencia como del de mantenimiento, formando además a buena parte de quienes son en la actualidad los directivos y greenkeepers de la Costa del Golf.

En tal sentido, se han firmado acuerdos de colaboración con importantes campos de golf, como Añoreta Golf, Baviera Golf, Río Real Golf de Torrequebrada Golf, y también con proyectos tan innovadores como la University Golf Program Malaga (UGPM).

Tales acuerdos se hacen previendo la organización de actividades formativas conjuntas, la realización de prácticas profesionales en dichos campos o también de descuentos importantes en los que respecta a las matrículas de todos los grados y másteres que se imparten.